José Cabello
Escrito por José Cabello el 06 abril, 2021

¿Cómo velas por la seguridad de tu información en la nube pública?

Hace unos días me encontré con un artículo muy interesante de la revista Cloud Computing acerca de la automatización, la nube y la seguridad, mencionándolas como las principales prioridades de financiación de TI en la empresas por segundo año consecutivo.

Según la revista Cloud Computing la automatización, la nube y la seguridad se ubicaron en el top 3 de las prioridades de financiación de IT en 51 países el año pasado, pero este año han cambiado de posición. La automatización pasa de la tercera a la primera ubicación, aumentando 8 puntos porcentuales con respecto al año pasado que alcanzó el 36%, lo que refleja un mayor énfasis en la eliminación de operaciones manuales en toda la TI con el objetivo de aumentar la productividad y reducir los costos. 

<<< Riesgos de almacenamiento en la nube ¿qué tener en cuenta? >>>

Hablando ahora específicamente de la nube, de acuerdo a los resultados de las encuestas realizadas a 400 empresas, más del 20% está definiendo hasta ahora una estrategia especializada de nube pública y sólo el 6% ya cuenta con una estrategia clara.

Cabe aclarar que desarrollar una estrategia de nube no es nada sencillo, se deben tener en cuenta las nuevas tecnologías y los retos que se presentan en el mercado día a día. Es por ello que lo más usual es que encontremos empresas que están siguiendo una estrategia de nube híbrida, en donde la nube pública y privada juegan un papel conjuntamente y por separado de acuerdo a la carga laboral.

Trasladar operaciones a la nube es muy atractivo reemplazamos las inversiones en bienes físicos por suscripciones de servicios con pagos escalonados. Además, el pago es determinado de acuerdo a la cantidad de datos y número de usuarios que harán uso del servicio, facilitando la posibilidad de aumentar o disminuir las operaciones con base a las necesidades de manera inmediata.

Por ser tan atractivo, muchas organizaciones quieren pero no saben cómo, o peor aún, quieren y están ejecutando acciones sin tener una estrategia definida y además sin acompañamiento. 

Cuando decidimos ir a la nube es como comprar un carro por primera vez. Tienes tantas características que elegir y evaluar que no sabes por cual empezar. Si bien el objetivo de un carro es transportar de un punto A a un punto B, dependiendo de tus necesidades puedes elegir un mejor carro que te ayude a desplazarte, que te haga sentir más cómodo y haga tu vida más placentera. Lo mismo ocurre con la nube pública, hay varias opciones, todas cumplen con las certificaciones mundiales de seguridad y operatividad mínimas que conocemos. Pero, ¿cuáles son tus necesidades actuales y futuras?, ¿se amoldan estos proveedores a ellas?, ¿cuál es el roadmap de tecnología de ese proveedor, está ese roadmap relacionado a la visión de negocio de tu organización?, ¿Cómo velaras por la seguridad de tu información en la nube pública?

<<< Beneficios y riesgos de cómputo en la nube >>>

Todo director de tecnología debe tener muy claro y adoptar el modelo de seguridad compartida dentro de su estrategia de uso de nube pública. Si desarrollan como quieren que sea su seguridad en la nube, tendrán su punto de partida a nivel de operaciones y además sabrán los pasos que deben seguir en su plan estratégico. La clave de nuestro asesoramiento en NETDATA es plantear como punto de partida a donde quieres llegar y no tus condiciones actuales de seguridad. Estas últimas pueden ser limitantes y no aportarte a como llegar a tus objetivos de negocios.

Desde Netdata queremos ayudar a los clientes a mejorar la agilidad, interoperabilidad y portabilidad de la carga de trabajo en todos los entornos de TI, desde su estructura actual hasta la nube pública.

Nuestros servicios en la nube satisfacen los desafíos empresariales actuales, aceleran el desarrollo y la transformación organizacional y reducen costos operativos. Además, mitigan riesgos empresariales al proporcionar una infraestructura segura, receptiva y de alta disponibilidad que puede responder a una demanda inesperada o a una desaceleración del mercado.

Nueva llamada a la acción

Escrito por José Cabello 6 abril, 2021
José Cabello