NETDATA BLOG

Beneficios de la infraestructura en nube

David Ávila
26 octubre, 2021
0 comentarios

Optar por una infraestructura en la nube podrá otorgar grandes beneficios a tu negocio. Conoce en qué consiste esta modalidad y las ventajas más relevantes.


La nube, siempre que nos hablaban de la nube. No sabíamos bien cómo explicarla, nos poníamos a ver literalmente “las nubes” para tratar de describirla, y al final nos quedábamos sin palabras; un concepto totalmente abstracto.

 

Y aunque hoy en día tenemos dominio de lo que es "Cloud Computing", no debemos desconocer que a este concepto cada vez le salen nuevas aristas que nos impulsan a seguir estudiando.

 

Pero bueno, hoy vamos a empezar desde lo básico: ¿qué es lo que hace que las empresas se estén yendo a la nube? ¿Cuáles son sus beneficios?

Pero antes, vamos a recordar brevemente cuál es el concepto de “Cloud Computing del que tanto nos hablan.

 

¿Qué es Cloud Computing?

Según Amazon Web Services (AWS), uno de los más grandes proveedores de nube pública (por no decir el más grande), Cloud Computing es la entrega de recursos informáticos a través de internet con un modelo de costos “pay-as-you-go” (o “paga por uso”).

 

En vez de tener que comprar, ser dueño y mantener tu centro de datos físico y servidores, puedes acceder a servicios de tecnología como cómputo, almacenamiento y bases de datos según tus necesidades.

 

Hoy en día, Cloud Computing es mucho más grande que únicamente “cómputo, almacenamiento y bases de datos”. Los proveedores de nube ofrecen cientos de servicios de tecnología y en todos los sabores posibles:

  • Infraestructura-como-Servicio (IaaS); el proveedor de la nube es dueño de los recursos de cómputo y redes y tú pagas un alquiler por esos recursos. Tienes todo el control de la cantidad de recursos a utilizar, sistema operativo y datos de tu aplicación. Ejemplo: ¡Sí, las más conocidas instancias EC2 de AWS!

  • Plataforma-como-Servicio (PaaS); ya no te tienes que preocupar por cuantos recursos necesitas, solo despliega el código de tu aplicación y listo. Ejemplo: AWS Beanstalk / OpenShift.

  • Software-como-Servicio (SaaS); pagar por una aplicación completa, no tienes que buscar desarrolladores ni recursos. El proveedor de servicio se encarga por ti de gestionarlos. Tú solo te encargas de usar la aplicación con tus datos. Ejemplo: Office 365.

<<Conoce más: Cloud Computing: qué es y para qué sirve>>

 

Dicho lo anterior, ¡a lo que vinimos!...

 

¿Cuáles son los beneficios de la infraestructura en la nube?

Ahorro en costos

Si, lo coloco de primero porque sé que es uno de los factores más importantes para las empresas al invertir en tecnología, y mucho más si es en nube; ¿cómo puedo hacer más con menos?


Tal como lo mencioné anteriormente una de las características de la nube es su modelo de costos pay-as-you-go”, es decir, bajo este modelo solo pagas por lo que usas exclusivamente, y esto aplica para la mayoría de servicios que tienen los proveedores de nube (cómputo, almacenamiento, etc.).

 

Por otro lado, ¿a quién no le gustan los descuentos? También tienes la opción de reservar recursos por adelantado (depende del proveedor de nube puede ser por uno y/o tres años) por un precio mucho menor que si tomaras la opción de "pay-as-you-go" (muy bueno para servicios/aplicaciones que son 24/7).

 

Y por último, muchos proveedores tienen servicios gratuitos con el fin de probar sus servicios, y muchos de ellos son “Always Free!”. En fin, al utilizar la infraestructura en la nube, no tienes que gastar grandes cantidades de dinero en la compra y mantenimiento de equipos. Esto reduce los costos del CAPEX y el costo total de propiedad (TCO).

 

Seguridad

Otra de las preguntas que nos hacemos al iniciar con todo este mundo de la nube es, ¿será la nube segura? La respuesta es que sí, y por eso se lista como un beneficio. Y aquí entra a colación un punto importante que mencionar, y es el famoso modelo de responsabilidad compartida.


El proveedor de nube básicamente se encarga de la seguridad "de" la nube y el cliente se encarga de la seguridad “en” la nube. Tu eres dueño de tus datos, tú te encargas de protegerlos. Y a pesar de que los proveedores de nube son exactamente eso, ¡un proveedor de nube! y no una empresa de seguridad, han trabajado arduamente para ofrecer servicios para la protección de datos dentro de la nube que ayude a sus cliente a garantizar que los datos se manejen y se almacenen de forma segura, tales como:

    • Gestión de identidades y permisos (quién puede acceder a qué).
    • Auditoría (quién está haciendo qué).
    • Servicios de cifrado de datos y archivos.
    • Custodia y generación de certificados.
    • Control de tráfico (firewall), entre otros servicios más avanzados.

Así mismo, muchos proveedores tienen aliados estratégicos (enfocados en seguridad) para ofrecer a sus clientes soluciones mucho más robustas.

 

Elasticidad

¡Y no, no estoy hablando de “Elastic-girl”!, aunque lo podría usar como analogía; pensemos que tenemos la capacidad de poder convertirnos de acuerdo a nuestra necesidad (físicamente) en cualquier momento, eso es elasticidad.

En “cloud computing” es exactamente lo mismo, la capacidad de, rápidamente, expandir o disminuir recursos de cómputo (memoria RAM, CPU, Disco), no solo en máquinas virtuales (VMs).

 

Escalabilidad

A veces solemos confundir elasticidad y escalabilidad, y la verdad es que gracias a la elasticidad que te ofrece la infraestructura en nube, podemos contar con la capacidad de escalar tus recursos acorde a las necesidades del negocio.

 

Por ejemplo, si tienes una aplicación corriendo en una VM y ésta empieza a recibir más tráfico de lo esperado, la infraestructura en nube es capaz de aumentar la capacidad con más VMs automáticamente, y así suplir la demanda. Y así pasa a la inversa, cuando ese pico de tráfico, cesa, se eliminan (nuevamente, de manera automática) las VMs que no se necesitan. De esto se trata el primer beneficio, ahorro en costos; paga solo por lo que usas, cuando lo necesitas.

 

Rapidez

Con la infraestructura en nube y todas las facilidades que ofrecen los proveedores de nube puedes desplegar cualquier recurso e incluso una aplicación con alta disponibilidad en minutos; sí, ¡MINUTOS!

 

Este beneficio va muy de la mano de los últimos dos; elasticidad y escalabilidad. Si necesitas más recursos tienes dos opciones; dejar que el proveedor lo haga por ti de manera automática, y si lo prefieres hacer manual (buh!) solo basta con un par de clics y voilá. No tienes que interrumpir el servicio para poder hacerlo.

 

Si necesitas más ancho de banda, los proveedores de nube pueden solucionarte casi inmediatamente, en vez de estar solicitando incrementos a tu proveedor de servicio, el cual puede demorar hasta semanas.

 

Movilidad

Hoy en día, y más ahora con la pandemia mundial del COVID-19, todo el mundo está desde sus casas, o al menos trabajando remoto, así sea desde la playa. Esa es la flexibilidad que te da la nube.

Puedes estar desde cualquier parte del mundo, desde cualquier dispositivo (portátil, Tablet, Smartphone) y gestionar la infraestructura de nube muy fácilmente, y en distintas interfaces; CLI, Consola web, SDKs, y otros, siempre y cuando tengas acceso a Internet.

 

No necesitas agentes VPN en tu dispositivo, ni conectarte a redes privadas (oficinas, por ejemplo) para acceder a tu infraestructura de cloud computing.

 

Recuperación de desastres

Dado el modelo que manejan los distintos proveedores de nube puedes tener tu aplicación en producción en distintas zonas geográficas con el fin de mantener alta disponibilidad. Si en alguna de estas zonas ocurre un “desastre”, las demás zonas estarían supliendo la necesidad de manera transparente.

 

Así mismo, esto también se puede aplicar entre regiones. Si tu aplicación está corriendo en múltiples zonas dentro de una región (por ejemplo “Norteamérica”) y ocurre una falla en esa región, puedes tener listo un sistema en otra región (por ejemplo “Europa”) y la transición sería muy rápida.

 

Hay muchas opciones en las que te puede ayudar fácilmente la infraestructura en nube en cuanto a recuperación de desastres se refiere, sin mencionar que tener habilitado este beneficio, muchas veces aumenta tu ANS (Acuerdo de Niveles de Servicio) con el proveedor (¡wow, un beneficio no listado!).

 

Capacidad de almacenamiento INFINITO

Bueno, está bien, ¡CASI infinito! Un beneficio que va asociado con la escalabilidad. La infraestructura en nube tiene la capacidad de almacenar cualquier tipo de datos en distintos tipos de almacenamiento casi ilimitado, dependiendo de la disponibilidad y la frecuencia con que se desea acceder a los datos. Dependiendo de estos factores, el costo puede variar.

 

Estoy seguro que puedes encontrar el mejor servicio que se adapte a tus necesidades.

 

 

Checklist: Work-At-Home

David Ávila